Cripto hoy, y su futuro en las finanzas retail

En el último par de años, las compañías de cripto han empezado a cotizar en bolsa, comprado estadios deportivos, y adquirido compañías de servicios financieros tradicionales, capturando un porcentaje cada vez mayor de la imaginación del público.

Si has invertido en cripto, has ganado mucho, perdido mucho, o quizás ambas. Las criptomonedas están desafiando el pensamiento convencional sobre las finanzas y el gobierno, y algunos hasta predicen la aparición de un nuevo orden mundial descentralizado. Mientras Vest se prepara para lanzar un servicio completo de criptomonedas, aquí va una reflexión sobre la historia del cripto, hacia dónde se dirige, y por qué estamos encantados de integrar a Vest en el ecosistema cripto.

Vest crypto se va a integrar con el catalogo de acciones, ETFs, REITs, y portafolios robo de Vest 😎

La primera criptomoneda: Bitcoin

El 9 de enero de 2009, un individuo o grupo de individuos anónimos que operando bajo el nombre de “Satoshi Nakamoto”, publicaron el primer blockchain de bitcoin, incorporando el siguiente texto de The Times: “The Times 03/enero/2009 Canciller al borde del segundo rescate de los bancos”. Esto ocurrió durante las profundidades de la crisis financiera de 2008/2009, y fue una referencia a los fallos del sistema financiero moderno, al que muchos culparon de haber destrozado la economía mundial. Nadie conoce la identidad de Satoshi Nakamoto. Él/ella/elle permaneció activo en el desarrollo de bitcoin hasta mediados de 2010, cuando cedió el control del código fuente del proyecto a la comunidad y simplemente desapareció.

¿Cómo funciona Bitcoin?

La gran idea detrás del bitcoin, y los muchos proyectos de criptomonedas que le han seguido, es la de un registro contable descentralizado y sin confianza.

Cuando pasas tu tarjeta de crédito, sacas dinero de un cajero automático o pagas la factura de la luz, lo que ocurre entre bastidores es que una base de datos registra un débito, mientras que otra registra un crédito. El dinero moderno no es más que el negocio de añadir entradas de crédito y débito a una red centralizada de bases de datos controladas por las instituciones financieras.

Bitcoin comparte esto con el sistema financiero habitual: es un libro de contabilidad que todos acordamos colectivamente que es un registro válido de quién controla cuánto valor económico. La diferencia es que la base de datos de bitcoin está descentralizada. Cualquier persona del mundo puede descargar el código fuente de bitcoin, así como todas las transacciones de bitcoin que se hayan realizado. Cuando las partes realizan transacciones con bitcoin, éstas se almacenan y luego son validadas en “bloques” por la red de computadoras que ejecutan el código fuente de bitcoin. Estas computadoras se llaman “miners”, y reciben bitcoin a cambio de validar y mantener el libro de contabilidad. Estos bloques de transacciones se apilan unos sobre otros para formar lo que se llama la “blockchain”, es decir, un libro de transacciones completo.

Fuente: https://bitcoinist.com/bitcoin-addresses-in-profit-falls-below-50/

A diferencia de tu banco, ninguna entidad puede editar la cadena de bloques. Tampoco hay ninguna entidad gubernamental que pueda crear nuevo dinero, sólo la red blockchain puede hacerlo. El código fuente de Bitcoin limita la creación de monedas a 21.000.000. Nunca habrá más de este número de bitcoins en existencia. Como ningún gobierno puede imprimir más bitcoin, muchos lo ven como una cobertura contra la inflación.

El bitcoin sigue siendo, por mucho, la moneda más valiosa del ecosistema de las criptomonedas, pero de ninguna manera es la única.

Simplificando mucho, las criptomonedas hacen básicamente dos cosas: almacenar valor y ejecutar programas. Bitcoin es dinero digital, o como muchos de sus defensores lo llaman, “oro digital”, y está construido intencionalmente para este caso de uso estrecho.

¿Cómo funciona Ethereum?

La segunda criptomoneda más valiosa, Ethereum, fundada por Vitalik Buterin y lanzada el 30 de julio de 2015, es básicamente código abierto que cualquier persona en la red puede ejecutar. Su objetivo es permitir que la gente construya y ejecute aplicaciones en una red informática descentralizada, en lugar de en un grupo centralizado de servidores. Ethereum es para el desarrollo de aplicaciones lo que el bitcoin es para el dinero. Si has oído hablar de DAOs o NFTs, por ejemplo, estos proyectos suelen estar construidos sobre Ethereum.

Fuente: https://ethereum.org/es/

Qué sigue con las criptomonedas

Bitcoin fue solo el principio, y sus ideas centrales han dado lugar a miles de proyectos construidos para miles de casos de uso diferentes. Estos proyectos comparten un compromiso con la descentralización. Su objetivo es transferir el poder, y la captura de valor de las instituciones a los participantes en la red. El dinero es poder, y una de las formas más importantes en que los gobiernos ejercen el poder y el control es a través del control del dinero. Las criptomonedas, por su diseño, desafían este poder — es una tecnología inherentemente subversiva.

Muchos ven esto como algo bueno, pero tiene sus costos. El bitcoin se ha utilizado durante mucho tiempo para lavar dinero y facilitar los mercados negros. Un medio no regulado en el que los individuos pueden realizar transacciones y contratos sin ninguna supervisión gubernamental conlleva un mayor riesgo de fraude, abuso y exceso que el sistema financiero regulado. Si eres alguien que no pudo retirar sus criptomonedas de Celsius en junio de 2022, estás familiarizado con al menos uno de estos riesgos.

Los mercados se están ajustando actualmente a un colapso de los precios de los activos digitales, que es el resultado de la liquidación de una enorme cantidad de comercio apalancado y especulativo. Qué pasa a partir de este punto, y si los criptoactivos representan una buena inversión a largo plazo, depende de si la tecnología cumple sus promesas en los próximos años.

¿Qué pienso de las criptomonedas?

Creo en las criptomonedas como un depósito de valor alternativo a las monedas nacionales. Es duradero, transferible, escaso y no se puede imprimir arbitrariamente.

En Vest, pensamos mucho en cómo mover eficientemente los fondos de nuestros usuarios a través de fronteras, dentro y fuera de sus cuentas de inversión. SWIFT, el estándar utilizado por los bancos a nivel internacional, es lento y caro. En cambio, con los monederos de criptomonedas podemos permitir que cualquier usuaria capaz de adquirir criptomonedas en su mercado local financie su cuenta de Vest en cuestión de minutos sin necesidad de una integración bancaria local en el país donde vive.

La tesis del cripto como computadora descentralizada tiene más matices. ¿Cuándo es ventajoso para los usuarios y para la red ejecutar aplicaciones de forma distribuida y “sin confianza”, en lugar de hacerlo en un servidor central? Probablemente, todas las aplicaciones o servicios que se ejecutan en tu teléfono o computadora hoy sufrirían golpes fuertes en su desempeño si tuvieran que correr en el blockchain. Una de las respuestas más convincentes es que si tú pones mucho valor a tu privacidad, prefieres que tus datos se almacenen en un registro descentralizado donde tú eres el dueño, en lugar de ser vulnerable a los abusos de la entidad que controla sus datos.

El reciente aumento del interés por las aplicaciones de la cadena de bloques puede indicar hasta qué punto la gente se está replanteando los temas de la gobernanza colectiva y la privacidad. Sin embargo, a la hora de la verdad, la mayoría de las personas, la mayoría de las veces, dan prioridad a una experiencia de usuario de alta calidad sobre el control de sus datos. Mientras esto siga siendo así, es difícil imaginar que una aplicación descentralizada perturbe a Uber o Airbnb.

En ambos casos, el ecosistema de las criptomonedas se enfrenta hoy a un reto interesante: por mucha innovación que haya habido en la última década, la capacidad de los usuarios finales de usar los activos digitales les obliga a transferir esos activos a monedas fiduciarias. Aquí es donde se ha generado la inmensa mayoría de los rendimientos de VC: en instituciones muy convencionales y centralizadas que intermedian el flujo de valor entre cripto y las finanzas convencionales.

Esto seguirá siendo así hasta que se produzca una adopción comercial generalizada del cripto como medio de pago de bienes y servicios. Esto supone un reto para los gobiernos comprometidos con el control de las transacciones dentro de sus fronteras. Por eso el cripto es ilegal en China. El Salvador, por otro lado, ha adoptado un enfoque radicalmente diferente como el primer país del mundo en adoptar el cripto como una forma de “moneda de curso legal”. Los reguladores de EE.UU. se han mostrado abiertos a la adopción de cripto, pero están cada vez más interesados en regular la tecnología a medida que aumenta su adopción y se hacen más evidentes los riesgos para los consumidores y las instituciones.

Las perspectivas de regulación de las criptomonedas a nivel mundial siguen evolucionando de forma fascinante e imprevisible.

Crypto en Vest

No es probable que la cripto construya un nuevo orden mundial gestionado de forma descentralizada. En un mundo en el que los gobiernos y las empresas controlan la infraestructura física, incluidos los cables de fibra óptica y los satélites que alimentan Internet, conservarán su capacidad de actuar como guardianes. Lo que sí es innegable, es que las criptomonedas han llegado para quedarse, tanto como depósito de valor como para descentralizar aplicaciones.

Creo que es probable que la adopción masiva por parte de los minoristas, así como el interés institucional, sobre todo de las empresas financieras, hagan que la demanda de cripto en la red crezca a un ritmo más rápido que la acuñación de nuevos criptoactivos, impulsando la apreciación del valor a largo plazo.

Pase lo que pase, estamos emocionados de estar integrando el cripto en nuestra oferta en Vest como una forma alternativa de inversión a largo plazo y un medio de transferir valor dentro y fuera de las cuentas. Nuestro compromiso es seguir evolucionando en la intersección de las finanzas convencionales y las criptomonedas junto con nuestros usuarios, ayudándoles a navegar la complejidad, las oportunidades y los riesgos inherentes a ambos mundos.

Los próximos 10 años serán fascinantes, y no podemos esperar a vivirlos contigo.

Si te gustaría formar parte de esta historia con nosotros te invitamos bajar Vest para iOS o Android, y con mi código de referido — aaronp — recibir $10USD después de haber fondeado tu cuenta con tus primeros $50USD o más 🎉 Me encantaría escuchar sugerencias o feedback sobre el product por DM en mi canal de @aaroninvierte en IG, o por email con aaron [arroba] mivest [punto] io.

Mi co-founder Jaime Rodas y colega Rocio Navarro me hicieron un mega paro con la traducción de este articulo. ¡Gracias, team! 🙏

Invertir implica un riesgo, incluido el riesgo potencial de pérdida. Para obtener más información, consulte nuestra Divulgación de medios sociales. El comercio de criptodivisas en la plataforma de Vest es puesto a disposición por Vest Crypto, Inc. y ofrecido y servido a través de Apex Crypto LLC. Ni Apex Crypto LLC ni Vest Crypto, Inc. son miembros de SIPC o FINRA. Las criptomonedas no son valores y no están aseguradas por la FDIC o la SIPC. Los servicios de ejecución y custodia de criptomonedas son proporcionados por Apex Crypto LLC (NMLS ID 1828849) a través de un acuerdo de licencia de software entre Apex Crypto LLC y Vest Crypto, Inc. Por favor, asegúrese de entender completamente los riesgos involucrados antes de operar: apexcrypto.com/legal.

--

--

Working with Team Vest to transform how retail investing is done throughout the Americas 🌎

Love podcasts or audiobooks? Learn on the go with our new app.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
Aaron Polhamus

Working with Team Vest to transform how retail investing is done throughout the Americas 🌎